lunes, 17 de abril de 2017

SENILLOSA 854, ÍCONO INTOCADO DE GENERACIONES DE ESTUDIANTES.-

                      Valorable haber conservado en el colegio Calasanz  su ingreso por Senillosa 854 intacto y puesto en valor.-
                   Ingresando hace 62 años en mi primero inferior parecía mucho más ancho y alto de lo que realmente es; impresión muy típica que enaltece el recuerdo al ver esos escalones gastados en décadas, algunos cascados, las barandas que podrían ser las mismas, y la puerta original  de módicos herrajes y conservada con una pátina protectora y reluciente.-
     El egreso de aquellos escolares hace tantos años era "bien pegados a la pared", claro, no es muy ancho el espacio y eramos cientos de pibitos cargando voluminosos portafolios de cuero legítimo, anchos y pesados donde llevábamos me imagino, todo-todo, un despropósito juzgaríamos hoy, pero era así.-
         Sobre Senillosa de doble mano entonces  se alineaban los micros que nos traían y llevaban a casa; sobre la derecha mirando hacia Bonifacio, a contramano del tránsito de hoy, ocupaban toda  la cuadra, correlativos los 13 ó 14 micros de los cuales el mío era el 3,un Chevrolet color azul y celeste manejado por don Enrique con su esposa de acompañante (y celadora sería??), quienes además eran vecino, vivían sobre la avenida Cobo entre Beauchef y José María Moreno en lo que hoy se llama un ph.- El micro dormía en la barranca que hace la avenida a esa altura, trabada su rueda delantera derecha contra el cordón, cada noche y fin de semana.- Los sábados por la tarde veía a Enrique junto a su hijo lavando esa herramienta de trabajo que iba y venía cada día con sus escolares a bordo.-
      En la salida que vemos, sobre la izquierda íbamos "pegados a la pared,por favor, chicos" quienes viajaríamos en los primeros micros.- Sobre la derecha la salida para los restantes chicos.-
      Los choferes de los distintos micros estaban reunidos charlando hasta que veían aparecer los primeros adelantados y se aprontaban para su trabajo.-
           Como un paseo ese ida y vuelta.- Cuando por las mañanas alguno no estaba en la puerta tocaban suave la bocina y bajaba la celadora a apurar la salida del alumno.- Al mediodía era más probable que estuviésemos todos en la puerta esperando al micro.-
           Iban alumnos de distintos grados.- Recuerdo un pibe más chico del pasaje La garza, rarísimo nombre de un pasaje de sólo  una cuadra en P. Chacabuco, mi barrio también.- Otro en Puan y Cobo.- También en José M. Moreno y Zelarrayán.-
     Compañeros del aula?...si, Disábato subía en Beauchef casi Vernet, Baldomir en Lautaro y Saraza, y Jorge Alvarez, uno de los tres Alvarez del curso, vivía frente a mi casa.- Esperábamos a veces el micro juntos.- 
         Esto no duró mucho.- En mi caso hasta cuarto grado, luego con 10 años de edad a viajar en colectivo, a salir a la calle a conocer mundo, y en eso sigo todavía.- mc
               
          

No hay comentarios:

Publicar un comentario