domingo, 7 de mayo de 2017

LAICA O LIBRE; UN DEBATE QUE NOS INCLUYÓ CON NUESTROS 9 AÑOS DE EDAD.-

                                  Era 1958 y un debate parlamentario ganaba las calles, enseñanza laica o  enseñanza libre ??
                                La portada de un entrañable diario de entonces, El Mundo, diario ilustrado de la mañana que llegaba como alternativa a aquellos tradicionales La Prensa o La Nación.-
                              En febrero había ganado las elecciones Arturo Frondizi y un debate pendiente tomó forma y disputa en la sociedad de entonces.- 
                     Cursábamos los estudiantes del ciclo 1955-1961 en el Calasanz nuestro tercer grado en 1958, con Elsa Montenegro de docente.- Delgada la recuerdo,bajita, enjuta y severa, aunque no tanto.- El Mundo costaba 60 centavos entonces, pagaba yo de colectivo para ir al colegio 15 centavos en el 25, o en el 402 o en la opción del 135.- Todas bagatelas, pareciera, no?.-
                     Nos adoctrinaron a favor de la enseñanza libre, apoyada por los institutos religiosos y los privados, del otro lado, sosteniendo la laicidad los institutos "del Estado".-  Controversia casi pueblerina supe después.- Pero, nos adoctrinaron?
                     Si, recuerdo a la señorita Elsa y también al algún  sacerdote exponer ventajas de apoyar la libre enseñanza.- Los argumentos no los tengo presente pero si que salimos a escribir por los árboles,cordones, veredas y paredes "Libre si, laica no".- Pero con respetuosas e inofensivas tizas blancas que llevábamos del colegio.-.Una epopeya personal fijar en el paraíso de la vereda de mi casa en la calle Picheuta la dichosa antinomia.- Gimnasia movilizadora en estado primario e incipiente.-
             Una de las famosas antinomias argentinas que no lo era tanto: argentina si, pero antinomia parcialmente.-
            En septiembre se trató en el Congreso, se sanciona entre apocalípticas  predicciones, y se reglamenta en febrero de 1959 cuando la educación ( los estudiantes) vacacionan.-
             No fue tanto antinomia porque no implicaba el infierno tan temido y anunciado por los detractores, con la aprobación por parte del estado de los títulos habilitantes de las universidades confesionales y las privadas, que de eso se trataba  básicamente el conflicto.-
             Existían hacia años universidades privadas y confesionales pero no eran habilitados  oficialmente los diplomas emitidos a sus alumnos egresados.- Y eso vino a establecer la sanción de la resistida normativa, y no otra cosa.- Coexistían institutos laicos y confesionales con privados, siguieron haciéndolo.- Solo que pasaron a ser legales los títulos de los institutos no estatales también, tanto como los de institutos estatales.-
               Sirvió para una lucha ideológica mas que nada entre anticlericales y clericales a ultranza en uno y otro caso, que el tiempo galvanizó y dió lugar a otras controversias mas agudas aunque ésta lo fue también, sin duda.-
                  Rescato esa especie de militancia en la que fuimos introducidos en aquella primavera de 1958, cuando cursábamos nuestro elemental tercer grado y henchidos de pasión y tizas blancas embadurnamos levemente alguna pared o árbol.-
             Luego, muchos terminamos siendo de una y otra vertiente.- Con primaria y secundaria en institutos religiosos y terciaria en universidades estatales.- El saber sano y fértil, no reconoce pertenencia y es universal.-mc

No hay comentarios:

Publicar un comentario