martes, 6 de diciembre de 2016

VÍAS DEL BELGRANO REGADAS DE PAPELITOS VERDES CON SABOR A MENTA.-

                                                     Año 1962 en Buenos Aires y el primer año nacional en el Instituto Nueva Pompeya de la calle Fournier entre Esquiú y Lord Ponsomby (hoy pasaje Lebenhson), barrio Pompeya, donde sino.-
         Primer año vespertino (colegio nuevo de sólo algunas aulas y sin terminar aún) luego iríamos de 2do. a 5to. por la mañana.-  
      Las tardes con siete horas de 50 minutos hacían finalizar la jornada de noche en invierno.- Tambien ibamos los sábados, cuatro horas de 5o minutos por la mañana y mucho futbol en los recreos.- Pero el tema es otro.-
                Volviendo a casa por las tardes con mis 13 años lo hacía con un compañero y vecino, Tonino Mónaco, de mi edad, solo que xeneize y encarábamos casi siempre la vuelta a pie, invirtiendo los $3.50 (boleto del 402 o el 404, antecesores de los posteriores y actuales 42 y 44) de entonces que si pagábamos para llegar a horario a las 13 hs.- La vuelta era otra cosa, invertíamos los 3,50 del ahorro al volver caminando  mas 3 pesos que nos sobraba porque la "cuota" para el viaje que recibíamos era de 10 pesos diarios de nuestros respectivos padres.- Eran $ 6.50 invertidos en caramelos masticables de menta de no recuerdo cual marca y encarábamos  hacia las vías del hoy Belgrano Sur.- Volvíamos a pie pero con nuestra inconciencia por las vías en elevación del trencito de Pompeya vía Soldati-Lugano y su ruta.- El actual Belgrano Sur.-
       La carga dulce y diaria del quiosco de Esquiú y Tilcara, también puesto de diarios y los ojos del vendedor (familia de años en el lugar luego) entusiasmados con tan fieles y "billetudos, o monetudos" clientes diarios.- Y allá íbamos con nuestros 13 años y la  inconciencia imaginable a la aventura no por diaria menos aventura.- 
       Entrábamos a los talleres y playas sobre avenida Sáenz y por Perito Moreno, nos encaminábamos a las vías angostas del Belgrano (tecnología francesa de sus iniciales empresarios) de trocha angosta.-  Y enfilábamos hacia los puentes primero de la calle Tilcara, luego Centenera, donde bajabamos del terraplén que había hecho famoso Homero Manzi hacia 20 años o menos.- Caminábamos sobre durmientes engrasados e íbamos comiendo nuestros caramelos de menta arrojando los papelitos sobre el piso, tantos y tantos días que aparecía el camino de acero luego "regado de papelitos verdes con sabor a menta"  que nos acompañaban cada irresponsable jornada sobre el férreo recorrido; mientras saludábamos a los compañeros que viviendo en Tapiales, Marinos del Fournier  o Bonzi, viajaban a sus casas de regreso...y esos dos locos lindos en las vías saludandolos.- Una terrible irresponsabilidad que tuvo su día de anticipada alerta y casi abandono de la diaria aventura.-
                Atravesábamos el puente metálico de Tilcara siguiendo la huella de los rieles...una vez me sorprende el tren avanzando por una de sus manos, yo atravesando el puente sobre la otra mano.- Fue una cara o cruz, un blanco o negro.- El tren raudo sobre una mano, yo en la otra; un ruido ensordecedor y el puente que parecía una coctelera.-El susto más ejemplificador por aquellos años, al llegar a Tilcara bajábamos a la calle y luego subíamos otra vez al terraplén; no por mucho tiempo, crecimos, pasamos a ir al colegio por las mañanas, debíamos volver  al encuentro con la comida diaria en casa a hora, pasado el mediodía.- 
     En esas correrías de treceañeros otras veces recorríamos las playas y talleres aledaños a la empresa Alba y Centenera de envases de hojalata.- Habia tambien alli alguna ganancia en términos de ir conociendo mundo y emociones.-
        El tren de pasajeros circulaba sobre el terraplén como hoy mismo, desde estación Sáenz hacia Villa Soldati,las formaciones de carga lo hacia a nivel, sin subir al terraplén, atravesando las avenidas Tilcara, Centenera y p Moreno, ormaciones de 40 vagones y a paso de hombre.- La gran tentación.-
             Llevaban éstas formaciones un "furgón de cola" con un guarda ferroviario con una farola a querosen, bueno, lo imaginable, le pedíamos permiso, nos subíamos al furgón y viajábamos felices atravesando Tilcara, Centenera y Perito Moreno, donde saltábamos, agradeciamosynfilábamos por Centenera hacia nuestras casas.- Este convoy de carga luego compartía las vias a nivel llegando al cruce con Varela y rumbo a la cercana estación Soldati.-  
     Aquellos papelitos serpenteando el camino son materialmente historia, aqui los reviví ( a los papelitos) como a esas audaces incursiones ferroviarias en nuestros 13 años y hace tanto ya.- A Tonino no lo ví más, sé es médico obstetra, y punto, no supe mas de él ni de su vida.- 
    Nota: aquel paisaje se ha modificado totalmente; no están mas Alba ni Centenera de envases; el tren de pasajeros corre sobre el terraplén, no asi el de cargas a nivel; fueron tapadas sus vias a la altura de las avenidas que atravesaba y mencioné.- Los talleres y playa ferroviaria están son inaccesibles y parcialmente ocupadas las playas con viviendas irregulares.- Otro tiempo y otra gente,insalvablemente.-mc

No hay comentarios:

Publicar un comentario